jueves, 24 de diciembre de 2009

Huyendo de campanilla

Y comenzó el enfrentamiento:

- Lo sé, pronto, sino ya, seré polvo... polvo que algún día serás.
- Sólo tú y el caballero cruzado me habéis puesto en tantos aprietos – dijo M con una delicada vocecilla.

Tras este breve diálogo, prólogo y epílogo de una muerte cuasi-anunciada, la tierra se estremeció y se abrió bajo sus pies, tragándose a La Blanca Dama y arrastrando tras ella al Señor J, por fin en el lugar en el que casi siempre quiso estar.

2 comentarios:

  1. fin de mi relato sobre la abuelita muerta xD
    si kieres saber mas leetelo, solo tienes ke pedirmelo

    ResponderEliminar