miércoles, 29 de diciembre de 2010

Yo sabía que no era bueno...

Yo sabía que no era bueno mirar eso que no quería ver.
Yo sabía que no era bueno echar de menos eso que quería echar de más.

Pincha aquí para ver esta foto.

Yo quería dejar de soñar o volcarme en mis sueños para siempre, pero no mantenerme entre Suiza y Budapest, sin saber hacia donde tirar.
Yo quería imaginar el tono de mis días y componer mis dialogos de primavera:

- Creo que me gustas.
* Yo también pero...
- Ya, calla..
* Bésame.

Y entonces dejé Budapest y regresé a Suiza y nunca supe si le llegué a besar.

2 comentarios:

  1. Convertir a Budapest en una realidad no tiene que ser tan difícil.

    ResponderEliminar